Júpiter en Leo

Casa del Sol

El nativo que tenga a Júpiter en Leo es sincero, generoso y magnánimo; algo ambicioso y deseoso de poder, dignidad, lujo y exhibicionismo.
Está capacitado para aquella ocupación o tarea pública que le permita ser el jefe de alguna empresa y pueda dirigir o fiscalizar a los demás.
Su naturaleza es un tanto dramática y le agradan la grandeza y la ceremonia, o bien las grandes hazañas: desempeña bien algún empleo gubernamental o algún cargo de importancia.
Hay un fuerte atractivo por la religión, la filosofía, las ciencias superiores, las bellas artes y el cultivo superior de la mente en general, de manera que puede destacar cualquiera de estos sentidos.
La inclinación a los viajes no es grande; puede que haya un viaje largo, pero, si viaja, suele hacerlo por algún motivo concreto, y no simplemente por el placer de viajar.
Esta posición favorece la intuición, las manifestaciones de genialidad y las facultades superiores en general. Aumenta la vitalidad, fortalece la constitución y favorece el nacimiento de hijos.
El nativo tiene una naturaleza afectiva sincera y profunda, el amor lo conmueve fácilmente, y es compasivo, bondadoso y de mente elevada.

Júpiter

Comments are closed.