La Casa VIII

Con la séptima Casa, donde ocurre el encuentro con el “otro”, se cierra el ciclo de las Casas en la cuales hacemos experiencia de nosotros mismos y se abre un ciclo en la cual advertimos nosotros mismos en relación con los demás.
Si en la séptima firmamos contratos, en la octava le damos un valor. La relación, el intercambio, el contrato se transforma en un valor que puede ser dinero o simplemente una promesa. Nos confrontamos con conceptos como herencias, impuestos, préstamo e hipotecas.
Cualquier género de intercambio, sea que tenga que ver con el dinero o no, se basa sobre un vínculo interpersonal y social de confianza. Se habla de una confianza, que de por sí, implica honestidad, responsabilidad, capacidad de manejar y respetar aquello que se ha pactado con los demás.
En la octava Casa encontramos todas aquellas instituciones que de alguna manera implican confianza y poder sea en sentido positivo como negativo: La política, las finanzas, la mafia, el clero, etc. También, el compromiso emocional y el acto sexual implican confianza como el abandono hacia la persona al que hemos otorgado poder.

Volver a Las Casas Astrológicas

Comments are closed.