Pareja Aries con Libra

Que los opuestos se atraen poderosamente no es un misterio y queda evidenciado cuando el destino une a esta antitética y, a la vez, complementaria pareja: el complemento por la diferencia absoluta. De forma incomprensible e instintiva Aries y Libra se arrebatan y fascinan el uno al otro, desencadenando el más absoluto y brutal de los enamoramientos.

La unión del fuego y el aire, en sus vertientes cardinales, en sus modalidades más urgentes, no podría darse de otra manera. Se trata de una combinación explosiva y tentadora, pero que incorpora múltiples aspectos de tensión en sí misma, sobre todo, porque los dos esperan mucho de la relación en general y de su pareja en particular.

Ambos intuyen que su compañero es el complemento perfecto, su anhelado ideal, pero, igualmente, saben que su acentuada diferencia los puede tanto fortalecer como fatalmente devastar. No hay término medio y, por eso, en su capacidad para compartir y en su disposición para pactar reside, en buena medida, el secreto de su éxito como pareja.

Aries se siente atraído por el cultivado, inteligente y encantador Libra y, sobre todo, por ese savoir faire, por esas formas obsequiosas que en toda ocasión prodiga. Por su parte, al libriano le arrebata ser seducido a la manera ariana: de forma directa, provocadora y belicosa. Libra se deshace cuando se siente objeto y objetivo de un amor apasionado.

Le encanta que se pelee por él y, en este tipo de batallas, el ariano siempre está bien curtido y no teme quedar en evidencia, contrariamente a Libra, cuyo sentido del ridículo no siempre le permite tomar la iniciativa en el ruedo del amor, sobre todo, por temor a ser rechazado.

Por definición, Aries busca la aventura y Libra apuesta por el matrimonio pero, cuando sus caminos se cruzan, paradójicamente, aunque no lleguen a intercambiar totalmente sus respectivas visiones personales, son capaces de entender que esta abismal diferencia de caracteres no constituye una amenaza para la relación, sino más bien un reto: el desafío de llevar al otro al terreno propio, a la visión personal.

En el fondo, ambos desean fervientemente cambiar al otro, moldearlo a su imagen y semejanza y éste, con frecuencia, en su principal error y su paradoja recurrente, puesto que si se atrajeron por su manifiesta diferencia, no tiene sentido querer eliminar aquello que les enamoró y les sedujo hasta el tuétano.

El romántico Libra hace del amor y de la pareja un proyecto de vida definitivo sobre el que pivota su existencia. Persigue un modelo idealizado, más próximo a la novela rosa que a la cruda realidad vigente, dominada por una gran masa de individuos solitarios y desencantados.

Es, precisamente, la soledad, la existencia individualista, lo que más intenta eludir el delicado Libra y lo que, con frecuencia, le impulsa a unirse compulsivamente a alguien para evitar la desgarradora soledad. Más vales solo que mal acompañado, obviamente, no es una frase acuñada por nadie de talante libriano.

Contrariamente, Aries no considera el amor como un mito preferente a alcanzar, ni se siente incómodo llevando una vida solitaria e individualista, porque ésa es su tendencia natural. La unión del temperamental Aries con el contemporizador Libra puede aportar a ambos ese punto de encuentro tranquilizador en el que Libra halla el apoyo y la devoción que necesita y Aries consigue el sosiego que, por sí mismo, remotamente puede alcanzar.

La esfera sexual de esta pareja da la sensación de estar «tocada por los dioses», pues es el terreno mágico por excelencia de esta sensual pareja que es capaz de arreglar en la cama, al igual que la pareja Aries-Tauro, lo mucho que desarreglan fuera, y es que Marte y Venus, los respectivos planetas regentes de Aries y de Libra, siempre dialogan mejor en posición horizontal.

Qué tienen a favor

• Aries y Libra son capaces de entenderse dialogando, de hablar sin reservas de cualquier tema y de aprender juntos, sobre todo un idioma nuevo y propio. Su común tendencia a la extroversión y su facilidad para comunicarse les permite, por otra parte, no acumular malos entendidos y solucionar sus discrepancias sobre la marcha.

• Les resulta fácil establecer un modelo de convivencia abierto, dinámico y alegre, disfrutando ambos de la compañía de sus respectivas amistades y gozando de gran disponibilidad para divertirse juntos. El encanto libriano se conjuga perfectamente con el magnetismo ariano y refuerza la imagen de la pareja, que no suele pasar desapercibida por donde quiera que vaya.

• Aries no le permite a Libra seguir el camino más fácil: le obliga a combatir, a competir y, lo que todavía le resulta más difícil: a decidir y a arriesgar. Gracias a Libra, Aries se dulcifica y adquiere progresivamente más tacto o, mejor dicho, tacto.

• Compartir un proyecto de futuro común no les resulta difícil porque se sienten próximos y esperanzados ante el porvenir y se muestran hábiles para ubicarse socialmente. Para Aries es fácil abrir caminos, que más tarde Libra sabrá hacer fructificar. De hecho, esta es una de las parejas más hábiles para ganar dinero, pero también lo es para despilfarrarlo.

Qué tienen en contra

• Cuando se unen Aries con Libra, sus respectivas familias manifiestan un abierto recelo y una mínima predisposición para colaborar con ellos. Lo más recomendable es apartarse sutilmente de los influjos parentales y tratar con la máxima distancia cualquier asunto relacionado con ambas familias. Una buena idea es irse a vivir lo más lejos posible y evitar requerir de ninguno de ellos, pero ni aun así se puede estar del todo tranquilo.

• En caso de conflicto, Aries desde la imposición y Libra desde el razonamiento intentan imponer sus visiones como buenos signos cardinales y, por lo común, el libriano es el que tiende a ceder ante las exigencias del ariano.

• Esta pareja suele llevar incorporada problemas laborales y profesionales que, cíclicamente, afectan a ambos. Su simple unión debilita el progreso y la ascensión social o, lo que es peor, cuando uno mejora profesionalmente, el otro empeora sin ninguna causa objetiva. Sólo teniendo una perspectiva cíclica de la vida y de la relación, podrán ambos no sentirse contrariados por esta circunstancia y, consecuentemente, eludir el conflicto y la rivalidad que por esta causa se puede destapar.

Síntesis de la relación de pareja Aries Libra

Aries y Libra se atraen de forma irremisible y constituyen una pareja atractiva y atrayente. Ambos son capaces de ofrecerse, tomarse y amarse de la forma más pura y genuina. Sólo necesitan pulir sus respectivas visiones del amor y evidenciarlas en su especial relación de pareja: Libra deberá aprender a no ser dependiente y Aries a no ser sólo usufructuario del amor. Juntos, pueden aprender a amar de la forma más perfecta, inteligente y apasionada. De ellos depende.

Volver a Signo Aries

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *