Pareja Aries con Sagitario

Dos signos astrológicos de fuego, poseen una compatibilidad y complicidad manifiestas, que se reflejan ampliamente en el tipo de relación que establecen, siempre dinámica, cooperadora y recíprocamente generosa.

Aries y Sagitario forman una pareja de las más afortunadas del zodíaco, que se atrae de forma natural por su semejante química caracterial, por sus compartidos puntos de vista y por su similar filosofía de vida. A ambos les incita vivir al límite, derrochando energía, y exprimir las experiencias al máximo, en un eterno afán por ponerse a prueba a ellos mismos y a las circunstancias.

El ariano y el sagitariano son dos entusiastas guerreros, a cual más soñador, que en el fondo buscan la acción en sí misma como un reto a su valor y a su inagotable creatividad. Para ellos, valor y valer son sinónimos e ineludibles referencias para conseguir ser ellos mismos.

En ningún caso, conciben una vida demasiado cómoda o apoltronada, disfrutando tranquilamente de lo logrado; más bien, necesitan de la acción en_sí misma y sienten que estar parados o carentes de expectativas renovadas es como sentirse morir y, tanto para uno como para el otro, la vida, el hecho de vivir, es el bien más preciado.

A pesar de ser individualistas, extrovertidos y apasionados con todo aquello que hacen, les es fácil compartir objetivos y luchar codo a codo por lograrlos. Sólo la sensación de lastre, de sentirse limitado por la pareja o de no funcionar con la misma velocidad puede constituir una traba importante para esta pareja. De hecho, los dos son rápidos, pero caminan de forma diferente.

El ariano es atropelladamente veloz, tanto que puede pasar de largo, hasta de la meta, y el sagitariano corre mucho para luego pararse a reflexionar, nunca se sabe sobre qué, porque al tratarse de un signo mutable, sufre intermitencias y crisis recurrentes que le obligan a sopesar lo que hace una vez emprendido.

Esto es algo que Aries nunca llega a entender del todo de su compañero, pero que no le importa demasiado, porque al ariano lo que le interesa realmente es vivir la aventura y con el sagitariano siempre está garantizada, aunque sea con algunas crisis salpicadas en el camino.

Como pareja funcionan al unísono en todos los terrenos y, de forma espontánea, comparten felizmente juegos, actividades, amistades e intereses. Seguramente, el aspecto que más potenciado resulta de esta unión es la creatividad y el amor que ambos siempre se profesarán, independientemente de cómo resulte, finalmente, la relación.

Su compartido concepto del amor no está diseñado para albergar complicaciones o cuestionamientos, tan comunes en otros signos del zodíaco. Tanto Aries como Sagitario son románticos, moderadamente sensibles y poco sensibleros. Pueden buscar el amor ideal pero no tienden a autoengañarse y a ocupar su tiempo en búsquedas fútiles y estériles.

Ambos son conscientes de que necesitan de un amor pasional que los envuelva y haga explotar su particular volcán, siempre presto a desencadenarse al mínimo estímulo. Por eso, cuando Aries y Sagitario son unidos por el destino, enseguida captan y son conscientes de que se van a entender rápidamente y que, sin remedio, se van a amar de una forma arrebatadora y agresiva, con una intensidad que sólo el fuego duplicado puede albergar y explicar.

Aries, rápidamente, vislumbrará el potencial de Sagitario y éste se dejará seducir por la iniciativa que en su compañero se delata. De la mano, les será fácil recorrer y explorar la senda del amor y pueden hacerlo sin desmayo más allá de sus propias y parecidas fuerzas.

Qué tienen a favor

• Convivir juntos suele resultarles divertido y gratificante. Rara vez se aburren y suelen disfrutar de una vida independiente y disponer de su propio espacio personal, que es lo que ambos más necesitan y, a la vez, compartir todo aquello que hagan con el convencimiento de que su compañero les secunda en todo momento.

• Su proyecto de futuro común se basa en vivir y en exprimir el presente, que es el eje sobre el que pivota su relación, siempre amnésica de recuerdos perturbadores del pasado. Esta compartida visión les refuerza como pareja y les permite fraguar sus expectativas vitales en perfecta complicidad, día a día, instante a instante.

• En la esfera íntima, aun siendo ambos masculinos y activos, se complementan perfectamente porque la condición mutable del sagitariano aporta el suficiente grado de adaptabilidad para que sus ruidosos intercambios sean recíprocamente gratificantes.

• Ambos mantienen ritmos de vida frenéticos y, en su sed de verdad y de defensa de sus creencias, son capaces de movilizarse no sólo a ellos mismos, sino también a los demás para la consecución de cualquier fin. Resultaría dificultoso hallar en el zodíaco otra pareja más comprometida y mejor equipada para comandar cualquier tipo de activismo o militancia porque, si algo se les da bien, sobre todo a Sagitario, es promover ideas o hacer de predicador.

Qué tienen en contra

• Entenderse hablando suele ser un gran reto para esta pareja, sobre todo porque ninguno de los dos suele fermentar demasiado sus opiniones y porque ambos son expertos en soltar a bocajarro y, obviamente, en el peor momento el comentario más peregrino e improcedente. Ésta es una de las parejas que deben aplicar el tópico de la comunicación, pero en sentido inverso: cuanto menos hablen y más hagan, mejor les irá.

• En caso de conflicto, rara vez discuten sentados, porque ambos son exagerados en sus formas y a la mínima de cambio sacan toda la artillería pesada y se enfrentan de cara y airadamente. Afortunadamente, sus puntuales arrebatos, dialécticos las más de las veces, a pesar de ser intensos y furibundos, suelen ser fugaces y exentos de maldad.

Síntesis de la relación de pareja Aries Sagitario

Aries y Sagitario derrochan su fuego amándose de forma arrebatadora y disfrutando juntos de toda aventura que emprendan porque, para ellos, todo constituye una aventura, un envite a la acción sin reservas.

Viven como son y son como viven y el resto poco les importa porque su relación se fundamenta en el recíproco amor que se profesan y, aunque Sagitario siempre piensa que ama mucho más a Aries, no debe olvidar que el ariano es sólo arisco en apariencia.

El fiel Aries siempre seguirá todas las flechas que su camarada sagitariano dispare al cielo, por muy elevadas que aquéllas apunten; bueno, ésas mucho más.

Volver a Signo Aries

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *