Cómo consagrar sus cartas españolas de adivinación

Para que el mensaje de sus cartas sea realmente confiable, usted debe consagrarlas primero mediante un ritual. Así evitará, de paso, que le revelen secretos a cualquier otra persona.

adivinación del futuro
Se sabe que cualquier persona voluntariosa puede, con esfuerzo y dedicación al estudio, licitar a dominar el arte de la predicción por medio de cartas de Tarot o españolas.

Pero es probable que sólo logre arribar a ciertas conclusiones como resultado de combinar los distintos significados de las cartas. Pero en el acto de la adivinación, no podrá ir más allá de lo racional.

Para que una tirada de cartas sea realmente precisa y exacta en los resultados, deben entrar en juego otros factores que no tienen nada que ver con lo cerebral.

Cuando una persona dice que las cartas hablan, es porque es realidad, éstas tienen propiedad de transmitir mensajes. Sólo hay que saber cuál es la forma correcta de comunicarse con ellas, y se dice que hasta que no estén consagradas, la información que nos puedan suministrar será ínfima.

Mediante el ritual de la consagración se impregna a las cartas predictivas de un espíritu propio, que es el encargado de predecir el futuro y transmitirlo a través de ellas.

Procedimiento

1. El ritual de consagración debe ser realizado un día domingo. La hora más propicia es entre las dos y tres de la tarde. La persona que va a hacer la tarea debe hallarse sola en la casa y tener preparados los siguientes materiales:
• Incienso en polvo o granos
• Sal o tierra
• Un vaso de agua
• Un cuchillo
• Una vela de color naranja
• El mazo de cartas que desea consagrar.
El incienso ayuda a elevar el estado de conciencia y los demás materiales representan, cada uno, un elemento de la naturaleza. Todo esto debe estar preparado sobre una mesa cubierta con un mantel blanco o amarillo, que usaremos a modo de altar. A su lado, puede colocar una silla para sentarse.
2. El primer paso, cuando esté todo preparado, es trazar un círculo imaginario con su brazo derecho en el sentido en que marchan las agujas del reloj. Este círculo debe encerrar la mesa, la silla y a usted mismo.
3. Una vez hecho esto, encienda la vela y queme el incienso en un recipiente con carboncitos.
4. Tome asiento y comience a relajar su cuerpo, aspirando el aroma del incienso. Esta relajación debe ser profunda pero sin perder las sensaciones corporales. Con su mente despejada, imagine que toda la habitación se inunda de un color dorado brillante y azul, alternativamente. Visualice que el círculo trazado se torna de estos colores.
5. Cuando se sienta preparado, incorpórese. De la forma en que usted lo considere, eleve una plegaria al Poder Superior. Déle gracias por este momento y pida permiso para realizar este ritual con los espíritus de los elementos naturales. Declare claramente que su intención es consagrarle; sus cartas predictivas. Repita su intención tres veces. Todo esto deberá ser dicho en voz alta y clara.
Si no encuentra la forma correcta de pedir permiso, puede repetir la siguiente oración:

“Padre Celestial, a ti te invoco.
Confío en tu Poder Divino y te pido permiso para trabajar con los espíritus elementales de la naturaleza con la intención de consagrar mis cartas predictivas” (esto último se repite tres veces).

6. Hecho esto, dé la cara al Este. En este punto cardinal se encuentran los elementales de Aire, representados en su mesa por el cuchillo. En voz alta, repita la siguiente afirmación:

Silfos, espíritus del Aire, pido su asistencia para impregnar con su fuerza mis cartas predictivas, con la ayuda de Dios.

Ahora, dé la cara al Norte. Diga lo siguiente:

Gnomos, espíritus de la Tierra, pido su asistencia para impregnar con su fuerza mis cartas predictivas, con la ayuda de Dios.

Gire hacia el Oeste y pronuncie la oración que sigue:

Ondinas, espíritus del Agua, pido su asistencia para impregnar con su fuerza mis cartas predictivas, con la ayuda de Dios.

Mirando hacia el Sur, declare:

Salamandras, espíritus del Fuego, pido su asistencia para impregnar con su fuerza mis cartas predictivas, con la ayuda de Dios.

7. Guarde silencio por unos instantes. Luego, agradezca en general a todos los elementales por haberle prestado su asistencia.
8. Apague la vela y eche un chorrito de agua en los carbones de incienso.
9. Girando su brazo en sentido contrario a las agujas del reloj, dé por desarmado el círculo.

Haga todo el ritual tomándose su tiempo. Tenga en cuenta que una vez hecho el círculo al comenzar, ya no podrá salir de él hasta haber concluido todo el procedimiento. Tome la precaución de hacer antes de comenzar el ritual todo aquello que pudiera interrumpirlo.

Cómo cuidar las cartas

Una vez consagradas las cartas, deben ser cuidadas con mucho esmero para que no pierdan el poder adquirido ni mezclen las energías extrañas de las personas que las consultan.
Lo fundamental es saber descargarlas después de cada sesión de preguntas. Para esto, puede optar por cualquiera de las siguientes técnicas:
• Déjelas toda la noche a la intemperie, guardadas en una cajita de madera.

• Encienda incienso en un calderito y pase las cartas por encima del humo, en círculos, durante tres minutos aproximadamente.

• Inmediatamente después de utilizarlas, tome el mazo en una mano y sacúdalas dando algunos golpes contra la otra mano como si se tratara de un termómetro.

• Coloque sobre el mazo un vaso de vidrio lleno de agua y déjelo en esta posición toda la noche.
La mejor manera de protegerlas de energías negativas es tenerlas envueltas siempre en un paño de color blanco o celeste claro. Sólo debe sacarlas de allí para las consultas.
Tenga este paño siempre perfumado con algunas gotitas de esencias florales o perfume.
Realice todas las tiradas sobre un manto verde oscuro de forma redonda.
Si las guarda en una caja de madera, coloque dentro un trozo de cuarzo en bruto, previamente cargado durante unas horas al sol.
Siempre que realice una consulta, tenga cerca de la mesa un florero con flores blancas de aroma fuerte.

En su casa, guárdelas siempre en el mismo lugar, ya que éste quedará cargado con la misma energía proveniente de las cartas y no recibirán influencias extrañas.
No permita que manos curiosas revisen su mazo, ni siquiera para una simple observación. Los únicos autorizados a hacerlo, son aquellos que por necesidad tengan que separar el mazo (cortar), pero esto será siempre bajo su supervisión.

No las deje nunca sobre una mesa con las figuras de cara hacia arriba. Por este simple acto es posible que pierdan energía.

Otra fórmula importante para recargar de energías las cartas es la siguiente: el primer día viernes de cada mes, encienda una vela blanca colocada al lado del mazo de cartas. Esto debe hacerse en la mesa que utiliza habitualmente para trabajar con ellas. El mazo debe estar desplegado en forma de abanico y sobre él debe esparcir dieciocho pétalos de rosas rojas. La mejor hora para hacer esto es la medianoche.

Deje arder la vela hasta que se consuma. Si se apaga antes, espere hasta el viernes siguiente para volver a hacerlo. Este sencillo procedimiento logrará que sus cartas se descarguen por completo de toda la energía densa acumulada durante el mes. Incluso, es posible que los pétalos estén completamente resecos a la mañana siguiente. Tírelos luego en el agua corriente.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *