El Ocho

El ocho es el número kármico por excelencia. Indica dificultad para lograr metas, demoras, complicaciones. Cualquier realización toma más tiempo de lo planeado.
En su expresión positiva, aporta logros duraderos estabilidad y fidelidad.
A pesar de ser un número frío, aporta justicia y equilibrio permanente. En su aspecto negativo, dolor, frustración, soledad, depresión, enfermedades crónicas.
En definitiva, este número señala el punto más débil de la persona: los obstáculos. Conduce a una maduración personal y los acontecimientos que señala nunca son felices. Esotéricamente, es el símbolo del infinito, índice de persona sabia.
Sus colores son el negro y el gris.
Astrológicamente, está dominado por Saturno, el planeta de la seriedad y los problemas. Describirá a una persona seria, responsable y trabajadora; poco demostrativa en los afectos, fría o distante.
Lugares: espacios solitarios o sitios de retiro.

Cartas Españolas

Comments are closed.