Características generales de Piscis

Es muy sensible, compasivo, caritativo y hospitalario, con un permanente deseo de ayudar a los demás. El sacrificio es para él una obligación en la vida, forma parte de su vocación personal y social. Tierno, sencillo, emotivo, tímido, busca dar y sentir el calor humano. Es tranquilo, pacífico, más bien pasivo, sin mucha iniciativa ni deseos de protagonismo. Le gusta defender cualquier causa que abogue por los más desfavorecidos, los que padecen una injusticia o los que sufren.
Piscis es un ser con un fuerte componente espiritual, sin una gran ambición material. Las luchas, las cuestiones mundanas, las tensiones no van con él, pues prefiere una vida en paz, más bien estática, sin muchas aventuras ni sobresaltos. Tiende a vivir una vida confortable, fácil, con cierta inclinación a la indolencia, a la pereza y a la ociosidad. Le cuesta ponerse en marcha.
Algo pesimista, melancólico, inestable y cambiante. Puede atravesar etapas caóticas y nebulosas, en las que permanece casi aletargado, sin mucha motivación ni energía. Tiende a depender de los demás, a moverse por inercia, a apoyarse en exceso en las circunstancias para no actuar o permanecer inactivo. La religión o la espiritualidad son la única vía para trascender y elevarse sobre un mundo material que no le agrada.
Su fe, el combustible que a menudo lo hace moverse, es una meta en sí. Tiene una fuerte vocación social, humanitaria, progresista; es un ser altruista, generoso, desprendido. Ninguna manifestación artística le es ajena, dada su gran sensibilidad. Muy impresionable e influenciable, vulnerable, sentimental y nostálgico, es poco estable, poco práctico y nada realista. Con escasa continuidad en la vida, su voluntad no es muy fuerte y a menudo sucumbe ante cualquier tentación terrenal. Soñador, fantasioso, puede llegar a vivir en un mundo irreal, lleno de espejismos y quimeras, siendo algo iluso y utópico. Lo suyo es socorrer, consolar, compadecer, acompañar o favorecer. Huye de toda confrontación, de todo conflicto o tensión; es blando y débil para la lucha y para la vida dura, pero fuerte espiritual y moralmente.
Su ánimo oscila de la alegría a la tristeza con facilidad. Intuitivo, perceptivo, psíquico, parece tener un sexto sentido.
Piscis es bondadoso, simpático, adaptable, espiritual, poco práctico y nada racional; artístico, creativo, inspirado, receptivo y con mucha imaginación: un ser idealista, afín a todo lo místico, esotérico y misterioso. También es entregado, sacrificado, piadoso, profundo y complejo, con una naturaleza errante, por lo que resulta huidizo y evasivo.
Es despreocupado, descuidado, despistado, indeciso y dubitativo; también distraído, disperso, poco consistente e incoherente, confuso, desordenado y con tendencia a autoengañarse.

Volver a signo Piscis

Comments are closed.